Pasar al contenido principal

¿Qué es?

Los conductos lagrimales son pequeños tubos en las esquinas interiores de los ojos que drenan las lágrimas hacia la nariz, si se obstruyen o se bloquean de forma parcial o completa el ojo no para de lagrimear y, en ocasiones, tiene aspecto cerrado provocando una especie de moco con legañas que le impide la apertura.

¿Qué posible origen puede tener?

El origen puede deberse a la inmaduración del bebé en la mayoría de los casos.

¿Cómo lo tratamos?

La osteopatía ha demostrado ser un tratamiento no invasivo muy eficaz en la mayoría de los casos.

El tratamiento que realizamos consiste en abrir o desobstruir el conducto lacrimal. Para ello, trataremos los huesos del cráneo y de la cara, haciendo más hincapié, en la zona orbicular y nasal. También realizaremos un pequeño masaje para estimular y movilizar el lacrimal del bebé de forma suave e indolora para conseguir liberar y bombear la zona.

Solicita ya tu cita

¡No dudes en ponerte en contacto con nosotros!
Ponemos a tu disposición todos los medios necesarios para dar respuesta a tus necesidades y dudas, ofreciéndote siempre la mejor atención.

¿Hablamos?
X